Wednesday, September 14, 2011

Metropol Parasol

Canon 1Ds Mark III y Canon TS-E 17mm, trípode, HDR de seis exposiciones.
He de confesar que basta que la Sevilla rancia la tome con cualquier cosa para que ya, a priori, simpatice con lo que quiera que sea. Pasó en su día con la "olla express" (Teatro de la Maestranza), pasó y pasa con el carril bici y las peatonalizaciones, pasó con "las setas" y está pasando ahora con la torre Pelli, a la que ignoro si el gracejo de Antonio Burgos o de algún otro gurú de la carcundia local habrá puesto ya algún apodo lo suficientemente castizo, hiriente y, por supuesto, con to el arte der mundo. Comprendo que se trata de una reacción excesiva, que cada caso es distinto, y que no todo enemigo de mi enemigo tiene por qué ser mi amigo, pero es que son tan espesos, tan cutres, tan estrechos de mente, tan fachas en su visión idílica de una Sevilla sahumada por el incienso de las sempiternas procesiones y alumbrada únicamente con farolas fernandinas, que no puedo evitar simpatizar con cualquier cosa que ellos detesten... En el caso del proyecto Metropol Parasol, las famosas "setas", aunque los planos me resultaron bastante extraños, la feroz oposición que le mostraron los carcas desde el primer momento me hizo pensar que algo bueno debía de tener. De manera irónica, conforme avanzaba la construcción más extraño me parecía el resultado, aunque siempre dije que había que esperar a que todo estuviera terminado para poder valorarlo. Ahora, tras varios meses desde la inauguración, tengo claro que Metropol Parasol me parece un enorme acierto arquitectónico y urbanístico, aunque, viendo la que está cayendo, es muy probable también que no pudiéramos permitirnos semejante lujo en una ciudad como Sevilla y, en cualquier caso, los responsables de que el presupuesto de la obra se disparara de la manera que lo hizo deberían pagar por el dispendio. Con esta salvedad, que no es baladí ni mucho menos, mi valoración del Metropol Parasol es muy positiva. La plaza de la Encarnación se ha convertido en un espacio moderno, con varias alturas, que dialoga constantemente con el entorno (incluso con el horrendo ensanche de la calle Laraña, que eso sí que tiene delito y además fue obra precisamente de los que ahora braman y perjuran), y que alberga un magnífico mercado, un delicioso mirador panorámico sobre la ciudad y, para colmo, un verdadero museo arqueológico. Si la obra me gustó (y sorprendió) desde que la vi terminada la primera vez, tiene además el efecto de gustarme más cada vez que voy. En fin, novelero que es uno.

Valga todo este preámbulo para presentar la galería sobre el Metropol Parasol que he abierto en mi web, en la sección de arquitectura. Creo que, para cualquier fotógrafo, este espacio es una verdadera mina. Las fotos presentadas en la web corresponden a tres visitas, la primera con mi nueva joya, la Fuji X100 (que merecería por sí sola otra entrada en el blog, si yo tuviera tiempo), la segunda con la Canon 5D Mark II y el 24 TS-E Mark II y la tercera con la 1Ds Mark III y el 17 TS-E. En el primer caso, las fotos han sido tratadas con el plug-in Topaz Adjust (que siempre ajusto en Photoshop mediante capas, al menos dos, una de fondo con la foto revelada de forma plana del archivo raw y otra encima con el efecto del plug-in, que tiene muchas opciones de personalización). El resultado es un falso HDR (porque procede de una sola exposición) que, en mi opinión, resulta atractivo para este sujeto fotográfico. Todas las fotos se hicieron a pulso, en un paseo informal sin demasiado tiempo para entretenerse. Esta es una de las tomas que más me gusta de esa sesión con la X100:
Fujifilm Finepix X100, tratada en PS con Topaz Adjust.



















El día que fui con la 5D2 y el 24 TS-E no me llevé el trípode (por pura pereza: vivo a 10 minutos andando), lo que resulta imperdonable para la fotografía arquitectónica seria (pero claro, lo malo es si el fotógrafo es serio)... Así que me dediqué a apoyar la cámara en el suelo, bancos y otras superficies lo bastante sólidas y, se supone, niveladas. De esta manera hice algunos horquillados de tres exposiciones para probar un HDR medianamente decente. Los resultados no son como con un trípode, pero casi (el suelo es firme! y uso el autodisparador para no tocar la cámara), aunque los ángulos son bajos y algo extraños (el efecto suele gustarme). Para el HDR uso el módulo de Photoshop CS5, y luego mapeo la imagen resultante mediante diversos métodos, incluido el Topaz Adjust que antes mencioné (da un microcontraste muy bueno, en mi opinión, y genera muy poco ruido si la imagen es un HDR verdadero). Ese día tuve un cielo totalmente despejado:
Canon 5D Mark II y Canon TS-E II 24mm, HDR de tres exposiciones, cámara apoyada en el suelo



















Finalmente, acudí al lugar con el trípode, la 1Ds (que permite un horquillado automático de hasta 7 tomas, perfecto para HDR de altos vuelos) y el 17 TS-E, que resulta muy apropiado para captar el enorme tamaño de la estructura del Metropol Parasol:
Canon 1Ds Mark III, Canon TS-E 17mm, trípode, HDR de seis exposiciones.






























Ese día hice tomas desde casi todos los ángulos y, además, me llevé el 300 y el 135, con los que realicé cientos de tomas que todavía tardaré, me temo, bastante en editar. Por cierto, todas las sesiones descritas se hicieron al mediodía, con un calor de justicia en Sevilla y a una hora que, en principio, no parece muy apropiada por la dureza de la luz. Sin embargo, el mediodía es el único momento en que la luz, casi cenital, penetra profundamente en los huecos cuadrados de los paneles, iluminándolos de una forma impresionante.
Canon 1Ds Mark III, Canon TS-E 17mm, trípode, HDR de seis exposiciones.
Canon 1Ds Mark III, Canon TS-E 17mm, trípode, HDR de seis exposiciones.
Espero que disfrutéis con las imágenes tanto como yo lo he hecho tomándolas y editándolas!

6 comments:

rafacastellano said...

... Me gustan mucho las fotos. A ver si me paso y le saco yo también. El problema, jejeje, es que no sé procesar tan bien los fotos como tú.
... A ver si nos vemos... pá arretratá lo de ese río que nos dejamos...

Felipe said...

Je,je, el río ese se me aparece en sueños, Rafa, y me tortura el tío joío... A ver si la vida adulta me deja un huequecillo!

lahuertavioleta said...

Me gustan mucho las fotos Felipe!! Enohabuena!! Especialmente la primera y la de los críos. Me resultan más llenas de contenido las imágenes que muestran "vida", con gente que utiliza los espacios. Igualmente comentar que tus fotos embellecen las "setas"
Abrazos!!.
Marini

Michaval said...

Pues si hay que ir a verlo, se va. Cualquier disculpa es buena para visitar Sevilla.
Si encima nos das unas clasecitas de HDR, mejor.
Un abrazo Felipe

David said...

Qué pasada, Felipe. El "revelado" recuerda en ocasiones a esos renders de los arquitectitos (por lo irreal), pero insisto, son una pasada. El otro día estuve por allí y la verdad es que no me inspiraron nada, nada... Prefiero los gurumelos.
Un saludo!

katty caceres said...

Hola

Mi nombre es Katty y soy administradora de un directorio web/blog gratuito, vi tu blog me gustaría agregarlo a el, así lograr que mis visitas conozcan tu blog, espero tu respuesta.

Te dejo mi email para que me escribas
katty.caceres28@gmail.com

Éxitos con tu site.
Katty.